No cualquier Rolex!

Una de las casas más importantes de subastas de Nueva York recibió uno de los relojes más famosos de la historia, para cualquier persona puede parecer algo intrascendente, sin embargo para los coleccionistas es un hecho que quedaría gravado en la historia, el Rolex  Daytona de la estrella Paul Newman nada más y nada menos, una pieza de colección  a perseguir como si se tratase del Arca Perdida por los aficionados y coleccionistas de relojes de todo el mundo ahora era subastado.

 La historia detrás de la pieza es conocida y arranca en 1969, cuando el actor comienza el rodaje de Quinientas Millas, donde interpreta al piloto Frank Capua. El papel de esposa es interpretado por su mujer en la vida real, Joanne Woodward, quien no compartía la pasión por la velocidad de su marido. A Woodward no se le ocurrió mejor modo de pedir a Paul Newman que evitara riesgos al volante que regalándole un Cosmograph Daytona de acero y grabado con la dedicatoria Drive Carefully Me. En 1984 se lo regaló a James Cox, por entonces novio de su hija Nell. Cox lo guardó durante años y ahora ha decidido subastarlo y dedicar parte de lo que obtenga a la fundación de la hija del actor.  Quien conozca la idiosincrasia del ambiente sabrá la acción que se puede desarrollar a media que crecen las ofertas, cuanto es mucho?, nadie lo sabe, las ofertas subieron hasta alcanzar los 17.752.500 dólares y comprado por un comprador anónimo, sin dudas fue una subasta emocionante que quedará en el recuerdo de mucha gente, sobre todo de aquellos que participaron en ella